En nuestra vida pasamos por diferentes situaciones que nos provocan cierto estrés. Son situaciones que representan para muchas personas una barrera infranqueable debido al estado mental que nos provoca y que somos incapaces de atravesar.

Una de esas situaciones es la entrevista de trabajo. Cuando nos enfrentamos a una de ellas es porque queremos cambiar nuestra situación laboral para mejor; mentalmente nos hacemos una idea de lo que será nuestro nuevo puesto de trabajo, de la mejora que nos va a proporcionar, de lo que seremos capaces de hacer en nuestra nueva etapa laboral y todas esas expectativas mezcladas en nuestra mente producen una explosión de limitaciones que o bien aprendemos a solventar o nos hacen fracasar en la entrevista. Aquí es donde nos jugamos de verdad las opciones reales de contratación.

Podemos intentar darte claves para poder superar la entrevista de la mejor manera posible:

1) La actitud: Es lo más importante. El reclutador es una persona como tú. Relájate, que sienta que no te guardas nada. No le gusta tener la sensación de que le están mintiendo. Cuando esto ocurre pone una barrera mental entre lo que le cuentas y él porque no confía en lo que le estás diciendo. Hay que ser sincero, pero no un bocazas, no hay que contar tooooodo sobre nosotros, guárdate algo para ti.

2) Debes ser una persona adaptable: Posiblemente haya cosas del nuevo trabajo que no hayas hecho antes de manera exacta, pero seguro que algunas de las funciones que hay en tu carrera profesional son muy parecidas a las que te indican que harás en el nuevo trabajo. Explícalo tal cual, deja ver que eres versátil y adaptable. Eso gusta al reclutador, de esa manera si el día de mañana cambia la filosofía de la empresa tu responsable sabrá que puedes adaptarte a dichos cambios.

3) No puedes dejar nada a la improvisación: Hay que prepararse el día de antes el CV, las posibles preguntas que te puedan hacer, las funciones que has realizado y que se asemejan más a las funciones del nuevo puesto de trabajo. Y si hay puntos críticos en tu CV, lleva preparadas las respuestas. Todo el mundo ha pasado por malos momentos, no te avergüences, deja ver que fue una experiencia que te sirvió para aprender y que has superado de manera positiva.

4) ¿Puedes hacer el trabajo? Pues entonces véndete. Sabes, quieres y puedes. Hazlo, deja ver tu entusiasmo, deja que vean que eres un buen profesional en lo que haces, y qué valor puedes aportar en el nuevo trabajo. Es imposible que sepas de todo, pero de lo que sepas intenta ser de los mejores.

5) Infórmate de la empresa donde te van a entrevistar. Siempre es bueno saber dónde vas a trabajar y que vean que te has molestado en buscar información. Denota que eres una persona bastante interesada en trabajar en la nueva empresa.

6) Tienes que venderte: Te contratan porque quieren obtener de ti un beneficio, un esfuerzo. No te están haciendo ningún favor, por lo que tienes que intentar mostrarte como el mejor candidato. Prepara tus puntos fuertes e indica los débiles, dentro de un equilibrio, para que vean que eres honesto y qué puntos tienes a favor que vas a aportar y cuáles debes mejorar, porque aunque sean puntos débiles han de saber que poco a poco los vas superando y que por lo tanto no suponen un límite en tu desarrollo diario del trabajo.

7) Tu punto extra: ¿Qué diferencias aportas con respecto al resto de candidatos? Hazte esta pregunta antes de ir a la entrevista. Ten en cuenta que no me refiero a tus aportes laborales ni educativos, sino personales, y que además no sabes cuáles son los puntos extras del resto de candidatos. Eso es lo que debes decir, qué beneficio extra tendrá la empresa si te contrata.

Espero que te sirvan estos consejos, o al menos te hagan ver la entrevista de trabajo como una manera de que te conozca la empresa y no como una carrera de obstáculos.

Pilar Gómez – Senior Manager

Share This